Oracion a la Sangre de Cristo para pedir protección por los hijos - Poder Biblico - PODER BIBLICO

TOPS 10

viernes, 28 de abril de 2023

Oracion a la Sangre de Cristo para pedir protección por los hijos - Poder Biblico


En el Nombre de Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo,
sello y protejo,
con el Poder de la Sangre, de Jesucristo el Señor, a:

(nombre de los hijos),

y le pido a Dios Padre Todopoderoso
envíe a la Virgen Santísima y su esposo san José,
a sus Ángeles, Arcángeles y Santos del Cielo
para que los guarden, custodien y alejen
de todo mal, de toda necesidad y toda adversidad,
para que los asistan y guíen en sus caminos
y no permitan que reciban mal alguno.

Seguir leyendo
Los sello y los protejo,
con el Poder de la Sangre Preciosísima,
de Jesucristo nuestro Señor,
de todo accidente, de todo peligro y catástrofe natural.
Los sello con el Poder de Preciosa Sangre de Jesús,
que está realmente presente en la Sagrada Eucaristía,

de toda enfermedad, dolor y padecimiento físico. 


Los sello y protejo con el poder de la Sangre Salvadora

que derramó Jesucristo para nuestra redención
de todo enemigo del cuerpo y del alma
de toda persona, hechos o acontecimientos
a través de los cuales el enemigo quiera hacerlos daño.

Oh mi Señor Jesús, por tu Sangre
derramada valiente y generosamente en la Santa Cruz,
te ruego limpies y purifiques a mis hijos (nombrarlos)
selles su alma cuerpo y espíritu, su mente, corazón y vida
para que ganen todas las batallas contra el mal,
te ruego les des fuerza, salud, defensa y auxilio
en todo momento y sobre todo en cualquier mala situación.

Te pido buen Jesús, por los méritos de tu Sangre
no permitas pasen por necesidades,
provéelos de todo lo material y espiritual
que precisen para vivir dignamente y sin preocupaciones;
aléjalos de toda mala influencia
y de todo aquello que les pueda perjudicar,
rodéalos de amigos provechosos, nobles, honestos y leales
y de personas que les sepan educar y dar buenos consejos,
y a nosotros, danos sabiduría, danos los medios,
para ser los buenos padres que debemos ser,
y ayúdanos a ser comprensivos con ellos.

Cristo Jesús, Cordero de Dios,
que nos has salvado con tu Sangre,
¡te alabamos!, ¡te bendecimos!, ¡te adoramos!,
¡te damos gracias rendidas!,
y te pedimos la salvación
de todos los que nos hemos lavado en tu Sangre Sagrada,
en especial la de mis hijos: (nombrarlos).

¡Oh Sangre que nos das la paz con Dios
y nos concedes misericordia y perdón!,
te pido no dejes de preservar a mis hijos de todo mal,
que tu Sangre los haga invisibles y cubra
y los auxilie y conforte en sus problemas:

(pedir con esperanza y fe lo que se desea conseguir).

Señor Jesucristo ¡derrama tus Bendiciones sobre mis hijos!

Que tu Sangre Señor Jesucristo, fluya por sus venas,
y, mi amadísimo Señor Cristo Jesús,
¡escóndelos en el Corazón Inmaculado,
de la Santísima Virgen María!

Bendito y alabado seas por siempre Señor.

Oh Dios, que nos pides el amor de nuestro corazón,
concede a mis hijos la gracia de vivir siempre en el amor a Jesús
y obtener por su Sangre su salvación eterna;
nosotros depositamos en tus divinas manos,
a nuestros hijos (nombrarlos),
y te agradecemos por amarlos más de lo que nosotros los amamos,
y sabemos y confiamos les darás un futuro
lleno de esperanza, amor, paz, progreso y bienestar.

En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo,
y por Jesucristo nuestro hermano y Señor.



Santa Mónica Bendita, hoy recurro a ti santa madre, y en tus maravillosos brazos deposito a mi amado hijo, lo más valioso que tengo, lo más preciado que dios me presto, para que, a través de tu poderosa intercesión ante el altísimo, mi hijo pueda alcanzar una conversión en Dios. 

Tú has sido mi ejemplo para dar cada paso como madre, con tu ayuda soy una mejor versión de mí, y hoy quiero pedirte por mi hijo, para que lo cubras tu precioso manto, para que lo alejes del enemigo y las tentaciones, no permitas santa madre, que mi hijo sea conquistado por el pecado, la ira, y la desobediencia, no permitas que se pierda en el camino hacia Dios. Guía sus pasos, muéstrale el camino correcto y modifica sus actitudes desleales hacia Dios, aleja de él toda amistad que ponga en peligro su criterio, que ponga en peligro su estabilidad emocional y su espiritualidad. 

Se querida Santa Mónica que mi hijo no me pertenece, que es de Dios y que él es su dueño, permíteme tener confianza, y paciencia e insistencia para llevarlo por el buen camino, para darle buenos consejos y para enseñarle sobre la palabra de Dios, para guiarlo por las sendas de Dios, enséñame a ser perseverante en oración, a confiar su vida en Dios, ayúdame a comportarme de forma correcta, para no aumentar la distancia entre mi hijo y Dios. 

Protégelo Santa Madre, bríndale la sabiduría necesaria para tomar las decisiones correctas, acércalo a Dios y muéstrale la grandeza de nuestro padre; cura las heridas de su cuerpo, alma y espíritu, y no permitas que ninguna cadena de pecado lo ate, abre sus ojos a la verdad, reorienta mi hijo hacia el paraíso. 

Permite que sus sueños estén orientados a Dios, que sus metas vayan perfiladas hacia los mandamientos de nuestro padre, cúbrelo con tu gracia infinita y bríndale el discernimiento para alcanzar la gloria de Dios. Ruega Santa madre por mí y por mi hijo, para que ganemos el cielo y nos unamos allí contigo en eterna alabanza y amor a Dios.